La vivienda de segunda mano continúa siendo uno de los motores de la actividad en el sector residencial. Debemos tomar en cuenta que cuando se habla de segunda mano puede tratarse de viviendas propiedad de una entidad financiera que están sin estrenar. Y es que el atractivo de las casas de segunda mano es muy fuerte.

¿Y por qué se compra más vivienda de segunda mano es estos momentos?

Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria, explica que este tipo de casas está mandando en el mercado principalmente por tres razones: por precio, por ubicación y por un deseo de inmediatez, “una cuestión que está muy presente en la mente de los compradores, que quieren una casa y la quieren ya. Duque hace notar que las casas de segunda mano no son sólo más baratas que las nuevas sino que además están situadas donde no se está construyendo nada, por lo que comprar un inmueble usado puede ser la única opción para que algunos compradores pueden adquirir una casa céntrica o en una zona consolidada con una mayor oferta de servicios, ya que las viviendas a estrenar en dichas ubicaciones son caras y escasas. Sin embargo, este experto avisa que hay que tener en cuenta que comprar una propiedad nueva no es lo mismo que una que puede tener ya cierto desgaste por el uso, por lo que hay que valorar una serie de factores, que se unen a los habituales cuando se va adquirir cualquier casa.

Primer consejo del representante de Alfa Inmobiliaria: Cuando uno cree haber encontrado la casa ideal hay que acudir al H. Ayuntamiento para conocer la situación urbanística de la zona, “que es esencial para saber si la vivienda está afectada por algún cambio urbanístico o si el edificio tiene algún problema, como por ejemplo aluminosis”.

Segundo consejo: Pedir una nota simple al Registro de la Propiedad (para comprobar los datos sobre la descripción del inmueble, sobre su titularidad y también para asegurarnos de que la vivienda esté libre de cargas, gravámenes) pero que sin embargo pocos compradores realizan dicha gestión.

Tercer consejo: Tener muy claro nuestro presupuesto y la financiación que necesitamos antes de formalizar con una reserva. La letra hipotecaria no puede superar el 30-40% de nuestros ingresos y realizar un contrato de arras que usa Alfa Inmobiliaria para proteger a ambos clientes y que esté condicionado a obtener la financiación, es decir, que se establezca claramente que si al comprador no le conceden la hipoteca se le devuelve el dinero.

Cuarto consejo: La premisa fundamental a la hora de comprar una vivienda de segunda mano es no precipitarse y revisarla a fondo, por lo que se recomienda no escatimar el número de visitas para comprobar que todo está en orden. Unas ‘inspecciones’ que hay que hacer también de noche para comprobar no solo la seguridad de la zona sino también la contaminación acústica, ya que hay muchos lugares silenciosos por el día que son excesivamente ruidosos al ponerse el sol debido a los negocios instalados en las calles adyacentes. Por ello, lo mejor, es visitar reiteradamente la zona y sobre todo hablar con los residentes en el edificio, para saber, por ejemplo, si hay vecinos conflictivos.

Quinto consejo: Cuidado con los m2, una cuestión igualmente relevante medir la vivienda. Ya que en los anuncios de venta se suele falsear muy a menudo este dato, “aunque se deberían poner los metros útiles se suelen poner los construidos o incluso los totales” , cuando conocer la superficie real de la vivienda es algo esencial para el comprador no solo para conocer si el inmueble “está en precio” sino también porque “marca los gastos de mantenimiento y la tasación del inmueble”. Los metros construidos indican la superficie de la vivienda incluyendo todos los elementos, como muros, vigas, tabiques y terrazas, mientras que los metros útiles son “toda la superficie que podemos pisar, es decir la superficie total descontando el grosor de los muros, vigas, tabiques.

Sexto consejo: Inspeccionar las calidades de la construcción y los acabados, así como el estado de conservación de la casa, revisando pintura, baldosas, suelos, zócalos, molduras, grifos, así descartar posibles grietas o humedades. Igualmente importante es comprobar que la instalación de gas y la instalación eléctrica son correctas.

Séptimo consejo: Finalmente, recordar que antes de comprar hay que revisar el título de propiedad del vendedor, lo que se puede comprobar en el Registro Público de la Propiedad verificando si la vivienda tiene cargos pendientes. Asimismo, hay que verificar el pago del Impuesto sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI), los pagos del impuesto predial que acredite que el vendedor está al corriente y si puede exentar el impuesto de ISR.

Octavo consejo: Volver a ver la casa antes de ir al notario para “asegurar si se te entrega en las mismas condiciones en las que la has reservado”. Avisando que en muchas ocasiones el comprador se ha encontrado desagradables sorpresas (muebles que estaban incluidos en la compra y que desaparecen, grifería diferente, etc), por lo que lo ideal sería quedar con el vendedor en la vivienda para ir a la notaría después de realizar esta última certificación.

Busca a un asesor de Alfa Inmobiliaria para que te ayude en este proceso y tu compra sea tu mejor inversión en www.alfamexico.com